Siempre Vigilante

Joan Cary Marzo 15, 2018
Un perro detecta las bajas mortales de azúcar en la sangre
Minnesota
USA

Casi todos los meses el León Lu Ommen era atendido por los paramédicos que venían en ambulancia.

Había casi perdido la vida cuando le bajaba tanto el azúcar que sufría de convulsiones peligrosas.

Pero por mucho que llegara a apreciar a los paramédicos del 911, Ommen ya hace un tiempo que no ha tenido que llamarlos.

Le agradece eso a su perro Gilbert y a los Leones.

Gilbert es un perro labrador que pesa 62 libras y que hace cuatro años acompaña a Ommen las 24 horas de los 7 días de la semana.

Dondequiera que Ommen vaya—al campo de golf, a las reuniones de su club de Leones Harmony, donde ahora es presidente, la cancha, su iglesia o su cama —su perro guía lo acompaña.

Cuando el perro detecta bajas o altas de azúcar, menos de 100 o más de 140, Gilbert lo alerta empujándolo con la pata.

“Mientras más desnivelada esté el azúcar, más insistentemente el perro me toca", dice Ommen.

“Si está muy mal, comienza a ladrarme.”

En varias ocasiones Gilbert también ha alertado a los compañeros de Ommen de sus problemas con el azúcar al olerles el aliento y también los ha tocado con la pata para advertírselo.

“La labor que él hace se la puede hacer a cualquier persona,” - dice Ommen.

“Es un gran perro.”

Gilbert, de 6 años de edad fue a vivir con Lu y Sue Ommen desde Can Do Canines, un centro sin fines de lucro apoyado por Leones de las afueras de Minneapolis desde 1989, y que a partir de ese momento ha proporcionado gratuitamente 600 perros guías a los necesitados de Minnesota y Wisconsin.

Cuando el perro detecta bajas o altas de azúcar, menos de 100 o más de 140, Gilbert lo alerta empujándolo con la pata.

Fue entrenado para monitorear el aliento del paciente, día y noche.

El León Alan Peters, fundador y director ejecutivo del centro, explica que los cambios en el azúcar en la sangre empiezan en el estómago y crean un olor particular en el aliento.

Aunque las personas no pueden detectarlo, la sensible nariz de un perro entrenado sí puede hacerlo.

Peters también es diabético y lo descubrió cuando se hizo la prueba al servir como voluntario en un evento de evaluación de la glucosa patrocinado por los Leones.

Los perros como Gilbert no existían cuando se formó estar organización, pero ahora hay una gran demanda de ellos.

Can Do Canines tiene una lista de espera de 184 pacientes, y ha proporcionado perros guías a 42 diabéticos.

El resto de los 600 perros guías sirve a pacientes ciegos, parapléjicos, autistas y personas que sufren de convulsiones.

"Muchas veces las personas que más necesitan un perro guía son las que no tienen recursos" - dice Peters.

Cada perro le cuesta a la organización cerca de $25.000 dólares desde su nacimiento hasta los 2 años, que es cuando normalmente se asigna a un paciente, y ahí es donde el apoyo de los Leones del Distrito Múltiple 5M ha sido importante.

"Los Leones de Minnesota donaron más de USD 182.000 a la organización en 2016-17"- dice Peters.

“Son nuestro mayor apoyo.

Tienen un gran valor, y no solo por sus donaciones de dinero.

Los Leones son los que mejor conocen las necesidades de su comunidad."

Con $ 75.000 dólares en donaciones de clubes y $75.000 de la Fundación Lions Clubs International, Can Do Canines pudo añadir 10 criaderos de perros a su local.

Gilbert quizás recuerde esos criaderos, pero ahora duerme al lado de la cama de Ommen, y se despierta, muy responsable durante la noche para chequear el aliento de su compañero.

“Siempre estoy pendiente de él” - dice Ommen.

Si Gilbert pudiera hablar diría lo mismo.

LION Magazine

Las historias más fabulosas del planeta.

Todos los meses, la revista LION publica historias conmovedoras sobre el impacto que los Leones estamos teniendo en las comunidades locales y en todo el mundo.

Leer el último número